Junio 12, 2024

Seis argumentos que certifican que lo sucedido el 27 de mayo, en el edificio Ambassador, fue un suicidio

El ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, presentó seis argumentos técnicos, periciales, testificales, informe forense, autopsia al cuerpo del exinterventor y el estudio grafológico y grafotécnico realizado por el Instituto de Investigaciones Técnico Científicas de la Universidad Policial (IITCUP), que dan prueba que la muerte de Carlos Colodro, interventor de Fassil, fue un suicidio.

El primero se refiere a las cámaras de seguridad y cómo muestran el ingreso de Carlos Colodro al edificio la tarde del sábado; además de su ingreso al piso 15 completamente solo, sin estar acompañado de nadie hasta el momento del deceso.

El segundo plantea que la recreación de los hechos certifica que el “señor Colodro se arrojó del balcón del piso 15 y que no fue lanzado ni tampoco obligado a hacerlo en ese momento”.

El tercer argumento —explicó el ministro— se basa en el estrecho ducto por el que se arrojó, que justifica las graves lesiones y múltiples cortes que recibió en la caída.

Un cuarto punto muestra que las declaraciones del guardia corroboran que Colodro estaba solo y que no se reunió con alguien en su oficina, previamente al suicidio.

El quinto se refiere al análisis grafológico y grafotécnico que certifica que la carta de suicidio fue escrita por Carlos Colodro. En sus conclusiones, el informe menciona que “los llenos manuscritos insertos en el documento sí tienen correspondencia con los llenos manuscritos indubitados de Carlos Colodro”.

Por último, el sexto argumento señala que las declaraciones de las personas allegadas que fueron entrevistadas indican que Colodro se hallaba preocupado. Por ejemplo, Rodrigo Hoz de Vila Barbery dijo: “Cuando Carlos estaba sentado con Claudia C., yo entré a su oficina, donde nos mencionó que se sentía deprimido”.

Mira el video aquí:

Denuncia Pública

Del Castillo denunció que algunos personajes realizaron conjeturas y especulaciones forzadas para politizar la muerte de Colodro.

El ministro apuntó al jurista Jorge Valda, exabogado del Comité pro Santa Cruz y de la expresidenta de facto Jeanine Añez, quien asiste a la pareja de Colodro, Marcela Machado Murillo, y quien desde el domingo realizó varias aseveraciones sin ningún sustento real.

“El señor Valda expresó ‘ya me han confirmado que no es la letra, ni la forma de escribir del doctor Colodro, es algo que genera más dudas que claridad’. Eso es falso, porque el señor Valda lo único que tiene son intenciones políticas de no llegar a la verdad material de los hechos”, acusó Del Castillo. Sustentó su afirmación en el análisis grafológico y grafotécnico que certificó que la carta de suicidio, plasmada en una hoja en anverso y reverso, fue escrita por Colodro.

Valda también aseguró que el cuerpo estaba con manchas de tinta de aproximadamente 30 centímetros, y que “existían letras y grafismos, existía un mensaje en ese cuerpo”, concluyendo que “este ha sido un asesinato”.

En respuesta, Del Castillo manifestó que se demostró “técnica y científicamente, con cámaras de seguridad, que Colodro tenía un lapicero y un estuche en el bolsillo de la camisa” antes de lanzarse del piso 15.

Además, Valda pidió investigar la existencia del celular, y que este se encontraría en posesión del Gobierno. Ello, dijo Del Castillo, carece de veracidad, pues se sabe que el celular se destrozó el momento de la caída.

“Ahí están secuestradas la billetera, ahí está el reloj que se encontró destruido, ahí se encuentra el celular, esas son las condiciones. A cualquier persona que se le cae el celular se le destruye la pantalla, imagínense lanzar desde el piso 15 para caer y rebotar contantemente en el suelo”, argumentó el ministro.

En ese contexto, la autoridad enfatizó que “queda descartado que hubiese acaecido un asesinato el 27 de mayo en el edificio Ambassador y lo que habría ocurrido es un suicidio”. // Con datos de Ahora El Pueblo